AutoCAD

Imprimir en AutoCAD: trucos y consejos

 

 

Casi semanalmente me llega un pedido muy recurrente, diferentes personas me piden que les envíe tablas de trazado o configuraciones de capas para imprimir bien. El pedido siempre se relaciona con los grosores que se deben asignar a los elementos del plano; por ejemplo muros, carpintería, escaleras, etc. Nunca accedo a esta solicitud, porque de nada serviría que les enviase lo que me piden.

 

Haciendo caso al proverbio chino que sabiamente dice…

“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día.

Enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida.”

…mejor aprendamos a pescar

 

 

Primera reflexión: la importancia del trazado.

Salvo el profesor que evaluará nuestros archivos DWG durante un curso de AutoCAD, nadie más evaluará estos archivos. Nuestros dibujos y proyectos se evaluarán a través de los planos que entreguemos trazados, ya sea impresos en papel o en formato digital (PDF).

 

Todo entra por los ojos y la primera impresión, es importante.

Podemos hacer la torta más rica del mundo, pero si su aspecto es feo y desagradable, nadie la comprará.

El resultado de todo nuestro esfuerzo en AutoCAD se plasmará en ese plano que trazamos al final y por lo tanto, debe ser perfecto. Podemos ser lentos dibujando, podemos ser poco productivos porque usamos pocas herramientas y dibujamos siempre con las mismas; pero no podemos fallar al imprimir.

Tazar un proyecto involucra muchos procedimientos que se deben conocer y que parten desde la elección mismo de la plantilla de dibujo, la configuración de capas, el uso de estados de capas, el uso y creación de escalas, el uso de objetos anotativos (sobre todo cotas y textos), la creación de presentaciones, el trazado propiamente dicho, la asignación de trazos y tablas de trazado, etc. El trazado de un proyecto se facilita exponencialmente si trabajamos con conjuntos de planos.

El trazado de nuestro proyecto es un procedimiento simple, pero involucra muchos aspectos fundamentales que debemos saber bien y que no se pueden trasmitir en un artículo rápido; se necesita invertir tiempo y dedicación en aprenderlos, y, sobre todo, mucha práctica.

Grosores en el trazado

Como en general las consultas son sobre los grosores de los trazos, nos concentraremos en ellos y comenzamos con algunos conceptos básicos…

  1. Mediante los grosores debemos jerarquizar los componentes de un plano, destacando los más importantes y facilitando una comprensión rápida y sencilla del proyecto. Por ejemplo, en un plano de arquitectura y albañilería, deben destacar los muros, pero en uno de fontanería, el destaque será para las tuberías.
  2. Los grosores tienen una relación directa con la escala, para cada escala, los grosores deben ser distintos. A escala 1:50 asignaremos determinado grosor a los muros y a escala 1:200 asignaremos otros.
  3. Los grosores deben facilitar la lectura del plano y nunca distorsionarla. Dos líneas paralelas y cercanas deben interpretarse como lo que son: 2 líneas independientes. Si su grosor es excesivo se podrían unir y pasar a visualizarse como una sola línea gruesa, lo cual distorsionaría la lectura del plano y la jerarquía de los elementos.

Aspectos a considerar

Los grosores y la expresión que damos a un plano admiten espacio para los gustos personales, esto es válido mientras se respeten las normas técnicas que correspondan y la correcta representación de cada elemento. Como los gustos y las normas son propias de cada persona y cada lugar, no me corresponde hablar sobre ellos; solo haré referencia a la correcta representación de cada elemento. Por correcto entenderé dos aspectos principales:

  1. Jerarquizar: Los elementos más importantes se trazaran con mayor grosor.
  2. Nitidez: cada elemento geométrico tendrá el grosor correcto, para que nunca se junten las líneas cercanas.

Todos los elementos deberán ser evaluados por su jerarquía y/o su nitidez.

Cómo calcular los grosores

  1. Partimos del elemento de mayor jerarquía, al que debemos asignar el mayor grosor. (Por ejemplo los muros en un plano de albañilería).
  2. Consideramos la escala a la que lo trazaremos (por ejemplo 1:75) y la dimensión frecuente y/o comprometida de estos elementos (por ejemplo muros de 10 cm).
  3. Calculamos para dicha escala, la distancia que habrá entre las dos líneas de ese muro …

El muro es de 100 mm y lo trazaremos 75 veces más chico que en la realidad (1:75); la distancia será:

100/75=1.33 mm

El grosor máximo aconsejable es el que deja igual separación entre las líneas, que el propio grosor de ellas (o la más fina de ellas); o sea, la distancia/2.

El grosor máximo que podremos dar a estos muros en planos a escala 1:75 será:

1.33 / 2 –> aprox. 0.6 mm

La carpintería a escala 1:75

Si los elementos más comprometidos de la carpintería son marcos de 5 cm, su grosor máximo podrá ser:

50 / 75 / 2 –> 0.3 mm

 Las escaleras a escaleras a escala 1:75

Si los escalones son de 30 cm y solos trazaremos una línea por cada uno de ellos, su separación es bastante mayor que la de los muros y entonces solo nos guiaremos por su condición jerárquica.

Si el plano incluye otros componentes, entonces realizamos iguales cálculos que para la carpintería.

A escala 1:75 la distancia entre las líneas del dibujo será 30 / 75 = 0.4 mm y las líneas continuas tienen asignado un grosor de 0.3 mm; o sea 0.15 mm desde su eje en la dirección de la línea punteada. Esto deja 0.25 mm hasta el otro eje y el 66% de esta separación podrá ser el grosor máximo, lo cual deja que 0.15 mm podrá ser el mayor grosor para la línea punteada.

Muros y carpintería a escala 1:125

  • Muros: 100 / 125 / 2 à 4 mm
  • Carpintería: 50 / 125 / 2 à 2 mm
 
Etiquetas

FernandoM

Arquitecto. Profesor en la Facultad de Arquitectura de Universidad ORT - Uruguay. Autor de 25 libros para la editorial Anaya Multimedia (Madrid - España)

Añadir un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buscar por Categorías

Flag Counter